9 consejos para trabajar o estudiar desde casa (y ser productivo durante la cuarentena)

Trabajar o estudiar desde casa ornitorrinco productivo

“Me distraigo fácilmente en casa.”
“No puedo trabajar concentrado en mi hogar.”
“Quiero trabajar / estudiar desde la cama desde una piscina.”

No eres la única persona que ha pensado eso. Todos lo hemos hecho. Estamos acostumbrados a trabajar en oficinas y a estudiar en salones, pero no en nuestros hogares.

Si la cuarentena te ha obligado a estar en casa, cómo puedes ser más productivo y disfrutar más tu trabajo o estudio? La respuesta es simple: Creando hábitos que te den satisfacción y sean fáciles de hacer.

¿Cómo te pueden ayudar estos consejos?

En este artículo compartiré lo que me ayuda a tener una vida más balanceada y feliz. Con estas recomendaciones aprenderás a:

– Ser más feliz trabajando o estudiando desde casa.
– Crear hábitos que te darán satisfacción y energía.
– Ser más enfocado y productivo.
– Separar tu trabajo o estudio de otras actividades.
– Cuidar tu salud mental y física.

¿Qué experiencia tengo?

He trabajado desde casa por 4 años, pero no la pasé bien al inicio. Vivía exhausto porque trabajaba demasiado y no le daba tiempo a mi vida personal.

Me sentía frustrado, así que busqué nuevos hábitos.

¿Qué logré con eso? Ahora me siento más feliz, tengo más energía, y trabajo menos horas porque aprendí a ser productivo desde casa.

Espero que esto te ayude durante la cuarentena!

Contenido:

1. Elige tu zona de trabajo o estudio.
2. Optimízala.
3. Báñate y vístete como si fueras al trabajo o a la universidad.
4. Identifica cuándo eres más productivo.
5. Crea un horario de trabajo (y de descansos).
6. Define tus prioridades diarias.
7. Retira las distracciones mientras trabajas o estudias.
8. Crea una rutina para terminar tu día de trabajo o estudio.
9. Sé gentil contigo mismo mientras te ajustas a los nuevos hábitos.

1. Elige tu zona de trabajo o estudio.

Has intentado trabajar desde tu cama? O mientras ves televisión? Probablemente no lo has logrado, y eso tiene explicación. James Clear, un reconocido experto en formación de hábitos, menciona en su libro Hábitos Atómicos: “Tus hábitos cambian dependiendo de la habitación en la que te encuentres y las señales que están frente a ti.”

Si trabajas desde tu cama, tu cerebro asociará la cama con descanso y no estarás enfocado. Si estudias en el lugar donde te entretienes, tu cerebro estará pensando en tener diversión y no podrás concentrarte.

¿Cuál es la solución? Crea una zona específica para trabajar o estudiar. Después de unos días la asociarás con esa labor y te concentrarás mucho más.

¿Qué lugar puedes usar? Una habitación libre, la sala de estar, o una zona tranquila. Lo importante es elegir un lugar que sólo sea para trabajar o estudiar.

Si trabajas en la habitación donde duermes (ese es mi caso), es importante que separes tu trabajo de tu zona de descanso. Yo uso el escritorio para trabajar o estudiar, y sólo uso la cama para descansar o dormir.

2. Optimiza tu zona de trabajo o estudio.

Ornitorrinco teletrabajo espacio cuarentena

Crea un espacio cómodo para cuidar tu salud mental y física:

– Usa un escritorio o mesa con altura adecuada.
– Usa una silla cómoda, con altura adecuada y espaldar.
– Si es posible, usa iluminación natural para tu zona de trabajo o estudio.
– Usa teclado y mouse externos. Tus manos y brazos te lo agradecerán.
– Si tienes pantalla externa, elévala hasta tener el borde superior al frente de tus ojos (así evitarás dolores de cuello y espalda).
– Si no tienes pantalla externa, eleva tu laptop.
– Prueba usar anteojos con filtro de luz azul. Las pantallas cansan tus ojos e inhiben la producción de melatonina, la hormona que regula tu sueño. Ese tipo de anteojos pueden ayudarte a reducir el cansancio visual y a dormir mejor en la noche.

3. Báñate y vístete como si fueras al trabajo o a la universidad.

Serpiente teletrabajo bañada

Quizá quieras trabajar en pijama, pero eso puede reducir tu energía mental y física.

Sucede algo curioso: Estudios científicos han demostrado que somos más productivos cuando nos vestimos como si fuéramos al trabajo o a la universidad. Pero… por qué sucede eso? Porque le damos un “significado simbólico” a la ropa que llevamos puesta. Bañarte y vestirte te hace más productivo.

¿Qué puedes vestir? Usa ropa cómoda y diferente de tu ropa de descanso. No tiene que ser ropa formal, pero debe crear un estado mental que te enfoque más.

4. Identifica cuándo eres más productivo.

Perro teletrabajo productivo

No todos somos productivos a las mismas horas. Algunos somos más productivos en la mañana y otros son más productivos en la tarde o noche. Si identificas cuándo eres más productivo, y trabajas o estudias durante esas horas, mejorarás la calidad de lo que haces (y tendrás que trabajar menos).

Pregúntate a ti mismo:
– En qué horas tengo más energía para estudiar o trabajar en casa?
– Cómo puedo organizar mi día para darle prioridad a esas horas?

5. Crea un horario de trabajo (y de descansos).

Hipopotamo teletrabajo triste

Es importante que crees límites, y que los cumplas! Tal vez piensas que puedes trabajar 8 o 10 horas seguidas sin descanso, pero es difícil mantener ese ritmo a largo plazo.

Investigaciones científicas han demostrado que somos más productivos cuando trabajamos en intervalos de 60 a 90 minutos, seguidos por descansos de 10 a 20 minutos. Si puedes crear un horario con este esquema, sentirás más satisfacción y serás más productivo.

¿Qué puedes hacer para disfrutar tu día y evitar el agotamiento?
Trabaja durante un intervalo específico y luego descansa unos minutos.

¿Qué puedes hacer durante tus descansos?
Lo mejor que puedes hacer es alejarte de tu zona de trabajo. Haz estiramientos, camina un poco en casa, cocina con sartenes saludables o llama a alguien para saludarlo. Y algo muy importante: Separa tiempo suficiente para almorzar o comer.

Sentirás una diferencia notable en tu nivel de energía después de unos días.

6. Define tus prioridades diarias.

Leon teletrabajo prioridades

Pregúntate a ti mismo:
– Si esto es lo único que logro hoy, estaré satisfecho con mi día?
– ¿Cuál es el 20% de mis acciones que creará el 80% de mis resultados?

¿En qué orden puedes hacer tus prioridades?
– Trata de hacer primero las tareas más difíciles, y luego las fáciles.

7. Retira las distracciones mientras trabajas o estudias.

Pinguino concentrado sin distracciones teletrabajo

Todos hemos tratado de hacer más de una cosa a la vez (trabajar mientras chateamos, o estudiar mientras vemos TV). Sin embargo, investigaciones científicas han demostrado que hacer esto disminuye nuestra productividad y concentración.

La investigadora Sophie Leroy lo llama Residuo de Atención y lo explica de esta manera: “El Residuo de Atención sucede cuando los pensamientos de una tarea persisten y se entrometen mientras haces otra tarea.”

Según Leroy, las personas con Residuo de Atención “funcionan con una capacidad cognitiva reducida.” Esto significa que la calidad de tus resultados disminuye cuando tratas de hacer más de una cosa a la vez.

Entonces, cómo puedes distraerte menos y mejorar la calidad de lo que haces?
– Si no necesitas tu teléfono móvil para estudiar o trabajar, aléjalo de ti. Ubícalo al otro lado de la habitación o en un lugar lejano.
– Desactiva el Internet, o úsalo solamente para trabajar o estudiar.
– Apaga la televisión.

¿Y cuándo es bueno relajarte?
Recuerda que tienes tus descansos para distraerte. Eso mejorará tu ánimo y la calidad de tu trabajo.

Retirar las distracciones puede ser difícil al inicio, pero mejorarás con el tiempo.

8. Crea una rutina para terminar tu día de trabajo o estudio.

Gato desconectado de trabajo

¿Te ha pasado esto? Terminas de estudiar o trabajar, pero sigues pensando en eso mientras descansas. Piensas en una entrega de trabajo mientras comes, o piensas en un examen mientras te relajas.

Es agotador hacer eso todos los días, pero existe una solución simple.

Cal Newport, experto en productividad y autor de Enfócate, creó una rutina de dos pasos para desconectarse de su trabajo:

Primero, anota todo lo que queda pendiente cuando tu horario de trabajo ha terminado. Por ejemplo: “Falta completar el reporte y enviar un correo a Juan.” Con eso tendrás claro lo que debes completar al otro día.

Segundo, pronuncia para ti mismo una frase específica al terminar tu día. Por ejemplo, Cal se dice a sí mismo: “Desconexión completada.” Yo me digo a mí mismo: “Finito. Terminé de trabajar y ahora voy a descansar.” Decir la frase le indica a tu mente que es seguro soltar los pensamientos de trabajo o estudio durante el resto del día.

¿Es gracioso? Sí, pero funciona! Después de unos días pensarás menos en el trabajo mientras descansas.

9. Sé gentil contigo mismo mientras te ajustas a los nuevos hábitos.

Robot se gentil contigo mismo humano


Recuerda: No eres un robot que siempre trabaja al 100%, eres un ser humano.

Algunos días serás productivo y otros días no.

La perfección no existe. Sé gentil contigo mismo.

¿Qué te ayuda a trabajar o a estudiar mejor desde casa? Comparte tu opinión en los comentarios.

Y si conoces a alguien que pueda beneficiarse con este artículo (o con las ilustraciones), por favor compártelo.



Deja una respuesta